Un poco de historia irlandesa

Dos conceptos marcan la historia de Irlanda durante toda su historia. El primero lo representa las migraciones, el segundo la "tormentosa" relación con Inglaterra.
MIGRACIONES:
Las primeras poblaciones humanas de las que tenemos datos en Irlanda se fechan sobre el 7.000 a.C., pero de esta época apenas quedan restos. Otro aporte poblacional sugiere que hacia el 4.000 a.C. grupos continentales se asientan en la isla dando paso al neolítico. A partír del VIII siglo comienza un nuevo aporte y sin duda decisivo: el celta. Estos nuevos grupos dividieron la isla en cinco reinos que no siempre convivieron pacificamente y que además dieron lugar a la cultura de los druidas. Entrando ya en la historia (Roma) por su parte ignoró a la isla, aunque si que se produjo cierta aculturación latina, que por otra parte se aceleró con la llegada del crisitianismo a la isla. Es en este momento cuando hace su aparición San Patricio, el patrón de Irlanda. Florece una cultura monástica irlandesa altomedieval, y es testigo de aquella época esta página del libro de Kells (fotogafía wikipedia). Esta tranquilida se verá interrumpida en el siglo IX por la constante piratería vikinga, quienes por cierto se acabaron asentando en la isla.

El período posterior no es muy claro, pero se suceden una serie de reyezuelos sin mucha pena ni gloria en un frágil equilibrio... hasta 1166.

IRLANDA E INGLATERRA:
En la tempránisima fecha de 1169 se sucede la primera invasión de Irlanda por parte de sus vecinos del este. En este caso el rey Enrique II, temeroso de que se forme una alianza anti-inglesa a este y oeste de su reino decide invadir Irlanda y colonizarla.
Otro Enrique, esta vez el octavo, volvería a cruzar los mares con sus tropas destino a Irlanda. En este caso el problema era "religioso": Enrique VIII había roto con la iglesia católica por motivos políticos sin embargo Irlanda se mantenía fiel a la iglesia católica romana. Esto ocurrió en 1537.
Entre 1594 y 1603 se produjo una guerra entre nobles irlandeses y nobles ingleses en busca de la autonomía, pero evidentemente los irlandeses fueron aplastados, lo cual no aplacó sus animos: en 1641 ante un supuesto golpe de estado anti-inglés Oliver Cromwell marcha sobre Irlanda con sus tropas. No contento con el aniquilamiento físico, los ingleses dictaron las conocidas como Leyes Penales, unas innominiosas leyes cuyo objetivo era desposeer de la tierra a los católicos y entregárselas a los ingleses. En 1776 los católicos (los irlandeses) sólo poseían el 5% de la tierra irlandesa.
El Siglo XIX no fue nada tranquilo para Irlanda, si es que habían tenido algún período de tranquilidad... Para empezar Irlanda fue integrada políticamente en el Reino Unido (dirigido por Londres a cambio de promesas autonomistas). Pero lo peor vino a mitad de siglo con la conocidísima Gran Hambruna Irlandesa: Entre 1845 y 1849 la cosecha de patatas fue malísima, lo que se agravó con dos problemas más humanos y menos naturales: el libre mercado y la especulación. Todo el grano y ganado irlandés era vendido a Inglaterra, donde se pagaba mucho mejor. El libre mercado por su parte expulsó de Irlanda 1.000.000 de personas y mató a otro millón. La población nunca se recuperaría de este batacazo, de hecho aún no se ha recuperado. 8.000.000 de irlandes ocupaban la isla antes de la crisis, en 1911 el censo nos habla de 4.000.000, cifra que por cierto se mantiene sin muchas variaciones a día de hoy. El grabajo a la izquierda representa a una madre con sus dos hijos en 1849. Fuente: Wikipedia

La historia a partir de entonces comienza a teñirse de tintes dramáticos: rebeliones, guerras civiles... En 1800 se dicta el Acta de Unión, que supone la integración de Irlanda en el estado británico y la disolución de su parlamento. Esto se consiguió gracias a la promesa (incumplida) inglesa de derogar las Leyes Penales, pero no sólo: los parlamentarios irlandeses fuero sobornados a base de títulos nobiliarios y tierras. Por este tiempo se hizo famoso O'Connell, un político que buscó la independencia total y que no consiguió. En ese momento lo que tenía "fuerza" era la lucha por la autonomía, promovida por político sy burgueses y sin mucha fuerza. Tanto fue así que cuando el principal lider político de esta tendencia cayó en desgracia al descubrirse que vivía en adulterio su propia caída arrastró a la del partido.
En 1916 una pequeña banda de nacionalistas dirigida por Pearse y Connolly llevaron a cabo una rebelión que fue conocida como la Rebelión de Pascua. Su éxito fue nulo e incluso los irlandeses acomodados pidieron condenas firmes para estos revolucionarios. Las ejecuciones sumarias de los dirigentes y la falsa inculpación al Sinn Fein que hasta ese momento era un partido minoritario y partidario de una monarquía provocó una ola de apoyo popular.
En 1918 un Sinn Fein radicalizado obtuvo 73 de los 105 escaños que le correspondía a Irlanda en el parlamento inglés. Pero los parlamentarios irlandeses no ocuparon sus escaños, sino que se reunieron en la Mansion House de Dublin estableciendo el Dáil Éireann o parlamento revolucionario irlandés. A continuación proclamaron la República Irlandesa e intentaron establecer un sistema de gobierno.
Ente 1919 y 1921 se desata una guerra entre ingleses e irlandeses que acaba en 1921 con el tratado anglo-irlandes, por el cual se otorga a Irlanda una autonomía y se desgaja la parte norte, que seguirá formando parte del Reino Unido.

2 comentarios:

Descubre Irlanda dijo...

A grandes rasgos faltan muchas cosas de Irlanda:

Un par de anotaciones:

- En el 8000 a. C. no había poblaciones humanas en Irlanda. Los primeros datos no muy fiables hablan de gentes en el Condado de Waterford pasada la glaciación del 7000 a. C.

- Los celtas llegan en el 600 a. C. donde comienzan las luchas por conseguir el título de 'Ard Rí' (Alto Rey) de Irlanda (Erin).

- Roma no ignoró Irlanda, la tenía nombrada como Hibernia con la que realizó comercio y pequeñas incursiones. Lo que no hizo fue colonizarla pues en ese momento no podía destinar soldados ante la creciente amenaza germana. Como narran sus textos, una sola Legión romana (5000 soldados aprox.) hubiera bastado para someter toda Irlanda.

- Donde dices "sin mucha pena ni gloria en un frágil equilibrio" te has saltado uno de los hechos más importantes de la Historia de Irlanda, la Batalla de Clontarf (1014) donde Brian Boru, el rey de Munster, derrota en Clontarf al ejército conjunto de los vikingos y del rey de Leinster.

- La invasión no es en el 1166 sino en el 1169 cuando los anglonormandos de Strongbow llegan a Irlanda, requeridos por el rey de Leinster, Dermot Mac Murrough.

- Te saltas 1224 cuando la orden Dominica llega a Irlanda y se comienza la construcción de conventos.

- Te saltas 1297, fecha importante cuando se reúne en Dublin el primer parlamento irlandés.

- Te saltas la peste del 1348 donde en tres años muere un tercio de la población víctima de la peste negra.

La lista continua pero con esto creo que ya hay bastante. Menos Wikipedia y más libro.

Saludos,
Descubre Irlanda

opiloc dijo...

Las omisiones son omisiones a posta: no puedo ni quiero contar la historia entera de Irlanda. Tomo nota de tus correcciones. Te agradecería que me aconsejases bibliografía, porque me ha resultado muy difícil encontrar algo interesante. Me recomendaron Home Rule